ayudas-rehabilitacion-viviendas-eficiencia-energeticaLa rehabilitación de edificios es una asignatura pendiente para muchas ciudades, comunidades de vecinos y propietarios a la hora de aprovechar al máximo el consumo energético sin que se traduzca en una mayor demanda. Por esta estrategia pasa la adecuación del inmueble a criterios como puertas y ventanas que protejan la temperatura interior, el aislamiento de fachadas y azoteas, colocación de toldos, sustitución de sistemas tradicionales de climatización y calefacción por otros más eficientes y limpios, entre otros puntos.

Para cumplir con la Directiva Europea 2012/27/UE de eficiencia energética y planes de rehabilitación obligatorios a largo plazo para el parque nacional de edificios, residenciales y comerciales, tanto público como privado, el Ministerio de Industria pone en marcha un programa específico de ayudas a través del IDAE por valor de 200 millones de euros.

El 30% del consumo final de energía corresponde a viviendas y sector terciario, concentrando un tercio de las emisiones de gases de efecto invernadero, según el Plan Nacional de Acción de Eficiencia Energética. En comparación con otros países, España lleva un año de retraso en el plazo fijado por Bruselas, de ahí el impulso de las ayudas.

El actual Programa de Ayudas para la Rehabilitación Energética de Edificios existentes abre el destino de las ayudas hacia los edificios sea cual sea su uso. El objetivo es incentivar y promover actuaciones que reduzcan las emisiones mediante el ahorro energético, la eficiencia energética y las renovables a la vez que fomenta el empleo. Mediante este plan se espera elevar la calificación energética y es esta la que establecerá la principal referencia de la rehabilitación.

Las ayudas directas se complementan con préstamos reembolsables hasta el 90% de la inversión elegible para edificios privados y del 100% para los públicos. Las actuaciones en instalaciones térmicas y de iluminación contarán con una ayuda del 30% y 20% respectivamente y la sustitución de energía convencional por biomasa un 25% y por la geotérmica un 30%. Además, se prevé una ayuda adicional para aquellos proyectos que alcancen la calificación A o B.

El programa finaliza en diciembre de 2016, aunque es ampliable hasta 2020. Más información en la página web del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies