La capital de Dinamarca no deja de plantearse retos para exprimir todo el potencial de las de energías renovables y emitir menos impacto al medio ambiente.

Copenhague cuenta con una ubicación estratégica entre el mar Báltico y el norte de Alemania. Es una ciudad en la que sus habitantes gozan de una excelente calidad de vida gracias a su seguridad, tranquilidad y organización.

Si hay algo que sorprende al turista o al nuevo residente en la capital de Dinamarca, es la concienciación de sus ciudadanos. La mentalidad del habitante medio que vive en Copenhague está muy influida por el llamamiento a replantear el modelo energético del país que, desde las instituciones políticas del país, tuvo lugar en el período de la crisis del petróleo en los años 70. Desde entonces, no se ha dejado de poner en marcha iniciativas para frenar el consumo de combustibles fósiles y desembarazarse de su dependencia.

El resultado de esta política tiene sus frutos en una ciudad al estilo de Ámsterdam, plagada de bicicletas. En realidad, este es solo uno de los tres pilares en los que trabaja la capital danesa. Al impulso de una movilidad libre del uso de combustibles fósiles se une la lucha por una mayor eficiencia energética y la inversión en energías renovables.

Uno de los ejemplos más representativos del potencial de las energías renovables en Copenhague es el parque eólico marino de Middelgrunden. Este conjunto de turbinas —cada una mide 1,02 metros — están colocadas en el estrecho de Øresund, entre Dinamarca y Suecia, una zona clave para aprovechar el aporte de la fuerza del viento. Quizás lo más reseñable de esta instalación es que fue financiada por los propios ciudadanos. En la actualidad, una parte pertenece a manos privadas y otra sigue en manos de ciudadanos de a pie. Sin duda, un claro ejemplo de lo que significa la concienciación medioambiental para los daneses.

Copenhague obtuvo el galardón a Capital Verde Europea en 2014, algo que le gustaría recuperar. De hecho, la mentalidad ecológica de sus ciudadanos la hace luchar por ser la primera ciudad del mundo neutral en carbono. Objetivo que se fijan para el año 2025.

Si te gustaría saber más de otras ciudades eficientes del planeta, desde Vagon Proyectos e Ingeniería te animamos a que eches un vistazo a lo que ya escribimos sobre Abu Dabi, Vancouver o Curitiba.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies