En momentos como los actuales, las Comunidades de Vecinos con calefacción central se enfrentan al habitual debate acerca del uso de ésta. Al ser de uso común, tanto en utilización como en gasto mensual -repartido proporcionalmente en función de la superficie de cada piso-, es muy habitual que no todos estén de acuerdo en su utilización por falta de liquidez económica. En este caso, conseguir un pellizco de ahorro es algo difícil dado que cualquier cambio debe pasar por el acuerdo de todos los vecinos. ¿Cómo se puede acordar una reducción de costes sin renunciar al uso de la calefacción?

ahorrar-calefaccion-central

1.- Ajustar la temperatura: no es necesario pasar frío por haber apagado la calefacción, pero sí que es bastante común que muchas de las calderas están reguladas a una temperatura innecesaria. Una reducción de los grados de temperatura aclimata igual un piso en comparación al exterior sin tener que estar en manga corta dentro de casa, pero a la vez que se reduce el consumo de energía.

2.- Ajustarla en función de los días: hay días de invierno en los que la temperatura exterior es bastante agradable y no necesitamos tener la calefacción al máximo trabajo. ¿Por qué no adaptarse en función de la climatología y exigir algo más cuando más falta hace? Igualmente, hay que escoger cuáles son los meses donde más falta hace. Apagar la calefacción en marzo, cuando las temperaturas son más templadas, por ejemplo, ahorrará un mes de consumo.

3.- Buscar los horarios más adecuados: seguro que no es necesario que la vivienda esté las 24 horas con calefacción, es posible que haya una franja del día en la que ésta ya esté aclimatada, que no necesite ayuda de la caldera o que simplemente apenas haya gente en el edificio por motivos laborales. ¿Por qué no poner en común los horarios? Una práctica bastante extendida es apagar la calefacción durante la noche. La vivienda ha recibido el suficiente poder calorífico como para aguantar hasta que se active de nuevo al amanecer.

4.- ¿Quizás la mejor opción es el cambio? Ante la posibilidad de que el mantenimiento o el coste de las materias primas sea demasiado elevado es posible que una solución alternativa -otro tipo de calderas más eficientes y económicas o negociar precios con los proveedores- sirva de ayuda para ahorrar a medio plazo.

Sin embargo, también existe la posibilidad de instalar contadores individuales que permitan que cada vecino abone su parte correspondiente en función del consumo que realice. ¿Necesitas ayuda? ¿Quieres que uno de nuestros técnicos se encargue de asesorarte? ¡Consúltanos!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies