Le dedicamos menos de cinco minutos al recibo de la luz. Nada más llegar, nos fijamos en el importe, la gráfica del consumo y poco más. Al menos eso es lo que se desprende de un estudio difundido por la Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa), que afirma que tres de cada cuatro españoles verifican esta costumbre. La respuesta ante el porqué es sencilla: la factura de la luz no se entiende.

En general, el estudio demuestra que sí conocemos cuál es nuestra compañía y qué potencia tenemos contratada, pero no sabemos desglosar correctamente los distintos conceptos. A pesar de que con el tiempo las comercializadoras han ido mejorándolas añadiendo gráficos y explicaciones, así como el nuevo modelo de factura simplificada, aún parece que no es suficiente.

Desde su puesta en marcha a finales del año pasado, el Gobierno establece cinco modelos distintos de facturas en función de las tarifas:

explicacion-factura-luz-2015

Prácticamente todos ellos son iguales a excepción de algunos detalles, meramente en formato, aunque la información reflejada es de obligado cumplimiento en todas:

  • Logotipo de la comercializadora
  • Datos de la factura: importe, número de factura, periodo de consumo y fecha de cargo o límite de pago.
  • Resumen desglosado por potencia contratada y energía consumida. En este apartado se incluye el coste del impuesto de electricidad, el alquiler de los equipos de medida y control y el IVA.
  • Datos del cliente.
  • Información del Consumo Eléctrico: cálculo de la diferencia entre los consumos de las dos últimas lecturas realizadas (deberá indicarse si es real o estimada).
  • Gráfico representativo del consumo con histórico de 14 meses.
  • Posibilidad de comprobación de la relación entre consumo y facturación. Tan solo hay que acceder a la web de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) e introducir los datos solicitados por la herramienta y que se encuentran en la propia factura.
  • Tipo de contador: informa de si el usuario tiene instalado o no el contador inteligente. Si lo tiene, informará si este está integrado en el sistema de telegestión para la medición del consumo cada hora y poder así acceder a unas tarifas más especializadas.
  • Número de teléfono gratuito, dirección de email y postal de la comercializadora para atención al cliente y reclamaciones.
  • Datos de contacto de los órganos competentes en materia energética y de consumo para reclamaciones, así como el de la entidad de resolución alternativa de litigios.
  • Destino del importe de la factura: mediante un gráfico se detalla qué parte del dinero se destina a cubrir los costes regulados (incentivos a las renovables, cogeneración y residuos; costes de redes de transporte y distribución y déficit tarifario), impuestos (eléctrico e IVA), así como la parte que cubre el coste de producción de la electricidad y el margen de comercialización (cuánto ha pagado la comercializadora por la electricidad y por cuánto la vende al usuario).
  • Detalle de la factura: importe de los peajes de acceso y el importe por margen de comercialización por cada kilovatio de potencia, es decir, lo que cobra el comercializador de la zona para pagar al distribuidor el uso de sus redes eléctricas.
  • Información para el consumidor: información sobre otras opciones de contratación alternativas y la página web de la CNMC para comparar el precio y características de dichas ofertas.
  • Impacto ambiental de la electricidad consumida: para concienciar sobre el derroche energético y conocer más acerca de la procedencia de la luz consumida. Informa del porcentaje de electricidad procedente de energía nuclear, fuel/gas, carbón, renovables, cogeneración, gas natural u otras fuentes, así como las emisiones de dióxido de carbono y residuos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies