En un contexto en el que la agenda de los consistorios municipales se centra en la contención del gasto público, es más que necesario que se instale un debate sobre la energía de esa ciudad o localidad. No todos los cambios tienen que venir desde el ente estatal, los ayuntamientos también pueden liderar un proceso en el que la energía sea utilizada de forma inteligente y eficiente.

Earth-Day-Dana-Gray

Ya hemos hablado en este blog de cómo algunas ciudades destacan por el desarrollo de políticas sostenibles, donde el papel de la energía limpia está muy presente. Por citar algún caso, está el de Vancouver (Canadá) cuyas políticas relacionadas con la energía, el ahorro y la perservación del medio ambiente han implicado a los propios ciudadanos. Parte de su éxito se basa en mirar con prospección lo que vendrá y prepararse con planes concretos para afrontar los nuevos retos energéticos.

No debe extrañar pues que el cambio vaya de lo local a lo estatal. De hecho, esa es la conclusión a la que llega el estudio de las directivas europeas de renovables y eficiencia energética junto al proyecto de Unión Energética para 2020. Por ello, que los ayuntamientos comiencen a incorporar en su lenguaje desarrollo sostenible, eficiencia energética o consumo inteligente, es algo que tendrá que ocurrir en los próximos años.

Responsabilidades de los ayuntamientos son mejorar el acceso a la energía de los ciudadanos así como impulsar planes de rehabilitación de instalaciones y viviendas para mejorar la eficiencia energética. Otro aspecto fundamental radica en acercar la generación de energía al lugar donde se consume, es decir, incentivar la energía solar con la instalación de paneles fotovoltaicos.

Además de poner en el centro del escenario al consumidor para que se consiga una mayor involucración en el uso de la energía, se deberá planificar un concepto de ciudad sostenible. En ese proyecto de ciudad de futuro se conectan temas como una red de transporte más eficiente, un esquema de ciudad en crecimiento bien orquestado y la reducción de las emisiones contaminantes al medio ambiente.

En resumen, la razón por la que se debe hablar de energía en los ayuntamientos no es otra que generar en el ciudadano una cultura enfocada en la preservación del medio ambiente y en un modo de vida en el que el uso de la energía se haga de una manera razonada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies