Optar por un sistema de calefacción con biomasa es cada vez más frecuente en nuestros días. Recordemos que la biomasa es la materia orgánica originada en un proceso biológico, espontáneo o provocado, que se puede emplear como fuente de energía. Con esta definición rápidamente vemos que se trata de un aprovechamiento natural de los recursos con una serie de beneficios.

Pellet di legno e fuoco

Dentro de las múltiples posibilidades de recursos no fósiles que tenemos en el medio ambiente, vamos a hablar de los principales combustibles que se emplean en estufas o calderas de biomasa. Podríamos englobarlos en tres grupos:

– El pellet se podría decir que es el elemento más popular en los sistemas de calefacción de biomasa. Se trata de unos cilindros pequeños compuestos por desechos de la industria maderera mediante la compresión. Su poder calorífico vendrá determinado en el etiquetado. Cuentan con claras ventajas para que su uso sea tan extendido: es fácil localizarlos en comercios, tienen un precio asequible y pueden almacenarse cómodamente.

– Las astillas también son una fuente de energía para calderas de biomasa. El escaso procesamiento que necesitan hacen de ellas una opción más económica que el pellet aunque no son aptas para todos. Hay que contar con un espacio mayor para almacenarlas, por este motivo en muchas comunidades de vecinos no pueden elegir este tipo de combustible. Es fundamental vigilar que su almacenamiento no presente humedades superiores al 30%, ya que aumenta la producción de hollín y reduce la eficacia del sistema.

– En último lugar encontramos los residuos agroindustriales. Podemos alimentar nuestra estufa con hueso de aceituna o cáscaras de almendra o de piña, entre otros. Dependerá bastante de la zona en la que vivamos para determinar qué combustible será el ideal. En zonas con grandes terrenos de olivares, el hueso de aceituna será un combustible más barato que el pellet, por ejemplo. Lo normal es que esté asociado a sistemas de calefacción instalados en el ámbito rural o con espacio de almacenamiento en el exterior, como un cobertizo. Acarrean malos olores y atraen a insectos por lo que su uso no se recomienda en comunidades de vecinos.

Hay más, pero estos son los principales, ¿cuál usáis para vuestra caldera o estufa de biomasa?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies