contaminacion-estudio-energias-renovablesLa Escuela de Organización Internacional es clara: las administraciones públicas y las empresas privadas deben realizar un “mayor esfuerzo” en materia de innovación y desarrollo tecnológico para reducir las emisiones contaminantes. De no ser así, se estima que España aumentará sus emisiones entre un 72% y un 83% de 2015 a 2033, según se desprende del estudio elaborado conjuntamente con PwC “El Cambio Climático en España, 2033: Hacia una economía baja en carbono”.

El estudio contempla el futuro que nos espera en un supuesto de inacción, tanto desde las administraciones públicas como de las empresas más contaminantes. Añade que, en el mejor de los casos y suponiendo que todas las medidas planificadas en la actualidad fueran implementadas en los plazos previstos, este incremento de las emisiones sería de entre un 4% y 16%, para el mismo periodo de años.

Recuerdan que los objetivos europeos están marcados en una reducción de las emisiones de un 20% en 2020, y de un 40% en 2033. En la actualidad, la gran parte de las emisiones a la atmósfera proceden de la industria energética (36,5%) y el transporte (29,10%), seguidos de la manufacturera, construcción y “emisiones fugitivas”.

Según estas organizaciones, España necesita reducir la emisión de gases que produce la generación de energía, siendo la adopción de más energías renovables y la generación hidráulica la mejor opción para reducir estos niveles. Además, destaca la necesidad de incentivos tanto para empresas como para particulares, especialmente en el sector de los transportes, así como iniciar desde el sector público una campaña paralela de “cambio de costumbres” en los ciudadanos que fomenten el ahorro energético.

De no apostar por soluciones claras, el estudio alerta de los efectos que podría tener: subida de las temperaturas, mayor intensidad y frecuencia de las olas de calor, distanciamiento entre las variaciones de temperaturas máximas y mínimas con todas las consecuencias que tendría en la flora y fauna del planeta.

Y concluyen, “la integración de prácticas comprometidas con el cambio climático por parte de las empresas será un aspecto cada vez más importante dentro de las expectativas de los clientes, empleados y especialmente de los inversores”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies