Empieza a sacar el máximo partido a tu aire acondicionado sin elevar tu consumo con estos sencillos consejos. Mantén tus aparatos limpios y listos para funcionar a pleno rendimiento y sigue las recomendaciones para un uso óptimo, eficaz y rentable.

Prepara el aparato:

– Extrae y limpia los filtros correctamente con un jabón neutro, no es recomendable el uso de lejías y otros productos que puedan desprender gases tóxicos, o que sean agresivos con los materiales de los filtros. Recuerda que a través de ellos circulará el aire que acaba en nuestros pulmones, y nuestra salud puede verse afectada.

– Limpia el aparato en la medida en que éste sea desmontable para evitar la acumulación de ácaros y partículas de polvo que puedan derivar en enfermedades respiratorias.

– Comprueba que las salidas y las conexiones del aparato se encuentran en buen estado, tanto las eléctricas como salida de aire y agua. Detecta y evita que los canales se obstruyan.

– Recuerda que el aire acondicionado tiene dos partes y aunque sólo veamos una en el interior de nuestra vivienda, también debemos tener en cuenta las instrucciones de mantenimiento del fabricante para la parte situada en el exterior.

Tras haber preparado correctamente los aparatos de aire acondicionado nos aseguramos de tener una circulación limpia de aire y de que obtenemos el máximo rendimiento ya que la corriente no se ve disminuida por posibles obstrucciones. Ya estamos listos para conectar el aparato y seguir las recomendaciones para su correcto uso.

Recomendaciones de uso:

– Adecua la temperatura al espacio, la cantidad de gente que lo habita y la cantidad de aparatos de que se dispone.

– Recuerda que el espacio no se enfría más rápidamente si ponemos una temperatura más baja. Se enfría al mismo ritmo pero con un mayor consumo, ya que en lugar de mantener una temperatura adecuada, se baja demasiado la temperatura lo que nos obliga a quitarlo rápidamente y el espacio se vuelve a calentar con rapidez. Con lo que volvemos a ponerlo y comienza el ciclo de sobreconsumo. Los expertos recomiendan una temperatura no menos a 25º, y estiman que cada grado que descienda aumenta el consumo en un 10% aproximadamente, aparte del impacto ecológico que supone.

– Cierra las ventanas de toda la vivienda o local para evitar fugas, e intenta mantener en medida de lo posible las puertas cerradas.

– Baja las persianas para que no se calienten los materiales conductores del calor de los que pueda estar hecha tu ventana.

– Evita tener encendidos al mismo tiempo electrodomésticos que desprendan calor y humedad (cocinas, secadoras…).

– Antes de encender el aire si estás cocinando y no dispones de extractor intenta abrir las ventanas para que salga el aire caliente.

– Desconecte el equipo cuando no se esté utilizando.

– Por último lo imprescindible para sacar partido a su aparato de aire acondicionado es contar con un buen aislamiento en la vivienda.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies