Según los últimos datos de referencia, las energías limpian ya son capaces de cubrir las necesidades energéticas de una cuarta parte del planeta.

El informe de la Global Renovables REN 21 recoge datos muy positivos en cuanto al asentamiento y avance de las energías limpias a nivel internacional. En concreto, revela que ya pueden hacer frente a la demanda energética de una cuarta parte del mundo.

El informe verifica que las inversiones en energías renovables han conseguido dar sus frutos y, por tanto, marcar un nuevo récord en producción. El informe precisa que esta energía ha aportado 147 gigavatios (GW) a la red mundial. Para ver de una manera clara qué significa de manera práctica, estos 147 gigavatios equivaldrían a la potencia de las centrales eléctricas que abastecen un continente como África.

En el estudio también aparecen reflejados quiénes son los países que más impulsan las energías limpias. China y Estados Unidos son las dos potencias principales que más aportan al mercado de las energías renovables a nivel mundial. Lo hacen confiando como primer recurso en la energía solar (56%) y, tras ella, en la eólica (38%).

En conjunto, estos datos positivos chocan con las estimaciones más pesimistas, que pronosticaban un descenso en su impulso debido a que el precio del petróleo había bajado. Se vaticinó que con los combustibles fósiles más baratos, la inversión en energías renovables decrecería. Pese a ello, la inversión en renovables ha crecido aunque todavía está por debajo de la partida de dinero destinada a combustibles fósiles. Estados Unidos continúa duplicando su potencia instalada de energías renovables cada tres años; mientras el gigante asiático ha pasado de invertir 39.000 millones de dólares a alcanzar los 100.000 millones.

En Europa, la inversión sigue la tendencia contraria: va a la baja. De invertir 122.000 millones de dólares en 2011 se ha acotado la suma hasta llegar a solo 49.000 millones de dólares en el año pasado. En el caso concreto de España, los deberes están a medio hacer. Nuestro país necesita triplicar los 33 gigavatios de potencia renovable instalada para cumplir con el acuerdo de París. En él, España se comprometió a reducir un 40% las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies