Seguimos con nuestro recorrido por las ciudades más verdes del planeta. La verdad es que resulta enriquecedor observarlas para ver hacia dónde debemos caminar en términos de consumo responsable y eficiencia energética. En esta ocasión nos centramos en la capital de Islandia, Reikiavik.

ciudades-eficientes-Reikiavik

Lo cierto es que existen múltiples razones por las que hablar de Reikiavik, aunque hay una que sobresale por encima de todas: en 2015 fue considerada la ciudad más verde del mundo por la revista Green Uptown. La publicación, dedicada a temas de sostenibilidad en el planeta, elabora cada año una lista sobre las ciudades más limpias del mundo en términos de energía.

Uno de los principales motivos por los que Reikiavik es una referencia como ciudad verde es que funciona casi por completo apoyándose en energías renovables. De hecho, Islandia es el país que más actividad geotérmica concentra y, por supuesto, la aprovecha. Todo parece indicar que en un futuro no muy lejano, concretamente para 2050, la ciudad no necesitará combustibles fósiles. Claro que esto es realizable porque su consumo aproximado en energía eléctrica es de 0,1%.

Los objetivos de Reikiavik a corto plazo son mejorar el sistema de transporte público, reducir la emisión de gases nocivos y contaminación y, por supuesto, seguir apostando por cuidar y ampliar las zonas verdes. Para que nos hagamos una idea del peso que tienen estas últimas, aproximadamente 9 de cada 10 habitantes de la ciudad viven a menos de 5 minutos de un espacio verde.

Sin duda, las ciudades verdes contribuyen a que la sociedad y los países se transformen al unísono. Al fin y al cabo, los espacios urbanos son el reflejo de los ciudadanos que viven en ellas y deben estar diseñadas para el beneficio de la población y la preservación del medio ambiente.

¿Estás planeando un viaje a la capital de Islandia? La revista Green Uptown avisó de que Reikiavik sería un destino que se pondría de moda en los próximos años. Parece que es el momento ideal para visitar esta ciudad verde aunque haya que meter el abrigo en la maleta.