climatizacion-pasivaUno de los principales motivos por el cual muchos hogares consumen más energía de la que necesitan se debe a un mal acondicionamiento de la vivienda. Aparte de contar con electrodomésticos actuales y con una clasificación energética óptima, así como unos hábitos de consumo responsables, debemos tener en cuenta algunos aspectos básicos que provocan que la temperatura interior de nuestro hogar se vea influida por la del exterior.

Es lo que se conoce como “climatización pasiva”, es decir, gestionar la temperatura interior de nuestro hogar sin tener que aumentar el consumo de energía para calentar o enfriar nuestra vivienda. Por lo general, las puertas y ventanas son puntos básicos que debemos “impermeabilizar” para evitar que se escape el calor o el frío del interior.

La disposición de nuestra vivienda juega un papel fundamental. De esta forma, si nuestro piso se encuentra en el interior de un edificio, tendremos un buen aislamiento térmico a pesar de sacrificar la luz natural. Si, por el contrario, vivimos en un piso elevado aislado de bloques altos alrededor, todo exterior o en un ático, sufriremos más las inclemencias meteorológicas (mucho frío en invierno y mucho calor en verano). Además, también dependerá de si contamos con grandes superficies acristaladas. Son muy útiles para aprovechar al máximo la luz natural y calentará nuestra vivienda en invierno, pero puede convertirse en un invernadero en épocas calurosas.

También depende la época de construcción de nuestra vivienda. Por lo general, las viviendas construidas hace años suelen tener los muros más gruesos que los pisos más recientes, por lo que tendremos un mejor aislamiento de calor o frío.

Las puertas y ventanas, puntos básicos a revisar

Habitualmente suelen convertirse en los puntos más débiles de nuestra vivienda y por donde habitualmente se escapa el frío o el calor interior. Los escapes por una puerta o ventana que no encaja bien en su marca o con cristales convencionales de poco espesor pueden ser contrarrestados con cortinas y persianas, aunque no solucionará el problema por completo. A menudo, unas simples y baratas acciones de bricolage puede ayudarnos a cerrar herméticamente las ventanas y puertas con faldones de goma u otro material.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies